Saltar al contenido

Las Dietas Descubre el origen de las dietas

Las Dietas Descubre el origen de las dietas

Las Dietas Descubre el origen de las dietas

 

Cuidar lo que come, contar calorías, hacer ejercicio, consumir pastillas para bajar de peso, liposucción, cremas y jabones adelgazantes, todos estos parecen formar parte normal de la cultura actual. ¿Pero se le ha ocurrido pensar cómo comenzó esta obsesión por perder peso?

La palabra dieta es un vocablo muy amplio, pero también odiado, ya que, para bien o para mal, seguramente muchos hemos pasado al menos por un período de nuestra vida donde hemos hecho o “intentado” llevar a cabo una dieta, con el fin de regular nuestro organismo, ya fuera por voluntad propia o por prescripción médica.

Dieta proviene del griego “díaita”, vocablo que para los griegos hacía referencia al control de sus hábitos de vida en general. Pero vale la pena preguntarse ¿En qué momento de la historia se asoció el concepto de dieta al ámbito alimenticio?

Así tenemos, que en los años 1929 y 1895 a.C, queda recogida la siguiente sugerencia en un papiro egipcio: “Un vaso de agua calma la sed. Un puñado de vegetales fortalece el corazón. Toma una sola cosa en lugar de manjares. Un pedazo pequeño en lugar de uno grande”.

 

Las Dietas Descubre el origen de las dietas
Las Dietas Descubre el origen de las dietas muy ricas

Origen de la dieta mediterránea

 

Durante el siglo V a.C., el médico griego Hipócrates afirmaba “que tu alimento sea tu medicina”, dando varias pautas para tratar la obesidad de la buena salud, algunas sin sentido y otras aprobados aún hoy en día por la medicina actual, colocando como ejemplo “los obesos y aquellos que desean perder peso deberían llevar a cabo unos fuertes ejercicios antes de la comida”.

Entre los años 65 y 8 a.C., cuando era propio la celebración de grandes fiestas romanas, seguidos de la sustitución del desayuno por un vaso de agua a modo de compensación, ya el poeta Horacio aludía en sus escritos que “un cuerpo cargado de alimentos embrutece el espíritu y convierte en terrenal el aire divino que nos anima”

Al parecere existen algunos indicios que señalan a que el médico griego Galeno, pudiera haber sido el primer dietista de la historia. En su libro “De Sanite Tuende” señala lo siguiente: “Yo he conseguido adelgazar a un paciente obeso en un tiempo breve aconsejándole que corriera velozmente. Tras este, ejercicio, se le dio al paciente comida poco nutritiva, a fin de colmar su hambre y de que esta comida se distribuyera en el cuerpo entero”, recomendación que sigue aceptándose hoy en día por muchos facultativos.

En 1850, tenemos que un médico inglés llamado Harvey aconsejó reducir los azúcares y almidones. De hecho, recomendó no comer más de la cantidad diaria mínima que se requería. Esa llegó a ser la primera dieta baja en carbohidratos, según la historia.

Origen de la dieta paleo

A fines del siglo XIX, el primer ministro inglés William Gladstone, advirtió que los alimentos debían ser masticados 32 veces, antes de tragarlos. La teoría se basaba en que puede disminuir el apetito, lo que llevaría a la pérdida de peso.

Si avanzamos a la edad contemporánea, podemos mencionar al doctor Gregorio Marañón, autor de la obra “Gordos y flacos” donde indica: “el obeso adulto, constituido, debe tener en cuenta que un adelgazamiento no será obra de un plan médico, sino de un cambio total de régimen de vida”, alegato muy presente hoy en día, ¿quién no ha oído eso de que para tener un peso saludable es necesario cambiar el estilo de vida?

En 1990, el doctor George Bray escribe un artículo publicado en el  “International Journal of Obesity”, resaltando a través del mismo, el surgimiento en 1863 de la primera dieta milagro inventada por el abogado William Banting, el cual redactó una carta titulada “Carta dirigida al público sobre la corpulencia” donde aconsejaba una dieta rica en proteínas, dieta que aun es seguida hoy en día, ¿Has oido “la dieta Dunkan”?.

Es importante destacar, que hasta nuestros días, siguen apareciendo más y más dietas, que prometen los mejores y más eficaces resultados, sim embargo, muchas de estas no tienen una correcta base científica que la garantice como saludable; asimismo, una variedad de productos naturales, o no tan naturales, que aseguran ser milagrosos contra el sobrepeso.

Lo que llama poderosamente la atención, es que consejos alimentarios de hace más de 4500 años de antigüedad siguen vigentes hasta nuestros días.

¡Mantente feliz y saludable!

Un saludo amigos esto es todo por este post.